Qué hacer si nos contagiamos de una enfermedad de trasmisión sexual

La seguridad sexual es muy importante a la hora de mantener relaciones sexuales ya que solo manteniendo una serie de precauciones es como podremos evitar el contagio de enfermedades de trasmisión sexual además de los también temidos embarazos no deseados. Sin embargo, hay ocasiones en las que solo nos concentramos en disfrutar del momento y de la relación sexual en concreto y nos olvidamos de lo importante que es utilizar un método anticonceptivo para evitar embarazos y también para evitar la trasmisión de este tipo de enfermedades y terminamos siendo infectados por alguna de ellas.

No cabe duda de que la única forma de saber si tenemos alguna de estas enfermedades de trasmisión sexual es hacernos una serie de estudios y análisis y hacernos pruebas clínicas en un médico especialista que determinará si tenemos o no algún tipo de enfermedad sexual. Y si el resultado de esas pruebas resulta ser positivo y resultamos estar contagiados de alguna enfermedad de este tipo es necesario que estemos preparados y que sepamos qué es lo que debemos hacer.

Cuando vemos que nuestros métodos de seguridad sexual han fallado o que simplemente no los hemos utilizado y que esto ha ocasionado que salgamos contagiados de alguna enfermedad de trasmisión sexual es necesario que conozcamos el tratamiento que podemos llevar para poder erradicar o al menos mejorar los síntomas de esa enfermedad. Existen diferentes tipos de tratamientos disponibles según el tipo de enfermedad de la que se trate. Así, podemos ver que podemos disponer de algunas pastillas o de algunas inyecciones que nos ayuden a acabar con el virus, bacteria o con el hongo que está causando esa enfermedad. Algunas de estas enfermedades de trasmisión sexual están causadas por virus, por lo que por lo general este tipo de enfermedades  no se pueden curar. Sin embargo existen algunos tipos de tratamientos ayudan con los síntomas y pueden reducir mayores daños a tu cuerpo. Los tratamientos para los virus incluyen pastillas o píldoras, cremas, congelar o quemar el área infectada, o una operación.

A pesar de estar contagiados de alguna de estas enfermedades de trasmisión sexual, es necesario que continuemos manteniendo algunos métodos de seguridad sexual para evitar que otras personas puedan contagiarse y también para mejorar nosotros mismos. Por ello es necesario que tomemos todo el tratamiento que nos indique el médico especialista sin dejarlo a la mitad solo por el mero hecho de que algún día podamos sentirnos algo mejor. dependiendo del tipo de enfermedad sexual que tengamos, es necesario que hablemos con el médico que lleva nuestro caso para saber cuándo podemos mantener de nuevo relaciones sexuales sin riesgo de contagiar a otra persona, aunque siempre es recomendable el uso del preservativo.

Para poder mantener esta seguridad sexual también es necesario ser completamente sinceros con cada una de las parejas sexuales que tengas para así evitar contagios y sorpresas desagradables, y avisar a las parejas sexuales que hayas tenido con el objetivo de que puedan hacerse las pruebas pertinentes.

seguridad sexual

Seguridad sexual

Cuando no se siguen al pie de la letra todas las recomendaciones en torno a la seguridad sexual en las relaciones sexuales se pueden tener consecuencias realmente catastróficas ya que lo que menos puede pasar es que se dé un embarazo no deseado. Pero existen cosas más graves que esa como es el hecho de poder trasmitir o contagiarse de alguna enfermedad de trasmisión sexual. Es por ello que es necesario utilizar métodos anticonceptivos y otros consejos para evitar el contagio de estas enfermedades. Por eso veremos cómo prevenirlas y qué hacer en caso de que ya estemos contagiados con alguna de ellas

Como prevenir las enfermedades de transmisión sexual

Las enfermedades de transmisión sexual son aquellas que se adquieren después de haber tenido una relación sexual de riesgo con una persona contagiada que ya tenga esa enfermedad. Por ello, para prevenir el contagio por este tipo de enfermedades, es necesario que sigamos una serie de consejos acerca de seguridad sexual para evitarnos algunos riesgos mayores. Para empezar, no debemos mantener relaciones sexuales de riesgo, esto es que no debemos mantener relaciones sexuales sin utilizar algún método anticonceptivo como protección, especialmente en personas de menor edad que son más propensas a contagiarse de este tipo de enfermedades. Y es que según los estudios practicados al respecto, las personas de entre 14 y 35 años son más propensas al contagio de enfermedades de trasmisión sexual que las personas de mayor edad. La mayoría de estas enfermedades están causadas por algunos tipos de bacterias, virus y algunos hongos.

Para poder evitar el contagio de este tipo de enfermedades es necesario seguir algunos consejos en materia de seguridad sexual. El primero de esos consejos es mantener relaciones sexuales de forma controlada y sana. Así, se debe evitar en las mujeres mantener relaciones sexuales hasta dos o tres años después de la llegada de su primera menstruación. También se debe en este sentido limitar el número de parejas sexuales ya que cuanto mayor sea el número de personas con las que se mantiene relaciones sexuales, mayor será el riesgo de contraer alguna enfermedad de transmisión sexual. También es necesario que hablemos con nuestra pareja de su pasado sexual antes de iniciar cualquier tipo de contacto con esa persona para saber con qué clase de personas ha podido estar y si existe algún tipo de riesgo.

Para mantener esta seguridad sexual es necesario por supuesto utilizar algún método anticonceptivo. El preservativo es el más adecuado ya que al ser un método de barrera evitará el contacto de fluidos y por lo tanto además de evitar embarazos no deseados nos ayudará también a evitar el contagio de este tipo de enfermedades.

La higiene también es algo fundamental en el ámbito de la seguridad sexual. Por ello, es importante lavarse antes y después de una relación sexual para prevenir cualquier tipo de infección. Ante cualquier síntoma por más leve que parezca es necesario acudir a un médico especialista que nos examine para cerciorarnos de que todo está bien

como ligar por internet

Como ligar por internet en tan solo una conversación

Una vez tengas en cuenta lo interesante que es ligar por Internet, es hora de iniciar una conversación con un chico. Acuérdate que debes diferenciarte de las demás, por lo que hasta un simple “hola” puede hacerte perder muchos puntos en cuanto a originalidad.

Piensa una forma divertida y original de comenzar un chat. Nada de una palabra suelta o un emoticono, eso te hará ver como una niña pequeña. Lo mejor es que estudies el perfil del chico, si es friki entonces busca una frase friki, te aseguro que funcionará. Si es Gamer, di algo sobre algún videojuego, si es músico di alguna frase de tu canción favorita, si es cinéfilo, juega a adivinar su película favorita. ¿Ves que todo depende del estilo de vida?

Es importante que después de abrir el chat no tardes demasiado en contestar ni hagas que la conversación se haga pesada o repetitiva, porque puede generar pesadumbre en ese usuario. Ser divertida en redes sociales es más importante que intentar seducir con tu lenguaje.

Lo mismo ocurre si somos demasiado directas. A no ser que lo tengas decidido o puesto en tu descripción, si vas al grano vas a hacer creer al chico que solo lo quieres para acostarte con él. Si bien es cierto que es lo que la mayoría quiere, puede haber un alto porcentaje de hombres que quieran algo más. Tú decides.
Una vez la conversación te hayas interesado por su trabajo, sus aficiones y sus problemas, entonces deberíamos pasar a una cita en persona. Para eso sirven las redes sociales de citas, para ahorrarnos tiempo y propiciar contactos para antes de reunirnos en persona. Así que, si ambos pasáis un filtro, que él pase el tuyo y tú el suyo, entonces podéis organizar una cita en algún sitio público que no sea romántico, ya que es mejor que siga pensando que eres divertida e interesante que una chica que vaya solo a cenar en un restaurante italiano y cogerle de la mano. Los tiempos cambian y debemos actualizarnos chicas, así que ya sabemos como ligar por internet. El resto de estrategias cúrratelas tú.

El cambio en los métodos de enseñanza

Debido a la importantísima evolución de los medios de comunicación y gracias al avance de la tecnología digital, se han desarrollado medios tales como el audio, el video, las animaciones y representaciones virtuales tanto de imagen como de voz.
A pesar de que en todo salón de clase se siguen utilizando la tiza y el pizarrón como herramientas principales para la transmisión de conocimientos, a través del tiempo se han sumado diapositivas, proyectores, fotografías o escaneado de libros e impresiones de la más diversa índole, con el fin de compartir el objetivo fundamental de proporcionar una representación gráfica del conocimiento, al igual que con números, letras, símbolos, dibujos, etc.

Si vamos más allá de la instrucción que se pueda recibir con la simple observación de un pizarrón o al escuchar una pieza de audio digital, debemos considerar otros elementos que estos medios primarios no podían registrar, como los relacionados con el lenguaje gestual y corporal del instructor y de los alumnos del grupo. Por otra parte, el tono de la voz, la acentuación en las declamaciones, y la asociación a las imágenes en movimiento que forman parte de toda la interacción propia de un aula de clase, facilitarán la creatividad de materiales educativos más completos y formativos que se complementarán con los conocimientos que aportan los textos de un libro.

En la actual sociedad, la Información es vital y fluye constantemente, por lo que ninguna institución educativa puede permanecer al margen del uso de las TIC’s (Tecnologías de la Información y la Comunicación) audiovisuales. Podemos ver la aparición diaria en Internet de más y más sitios con fines comerciales y educativos, que recurren a un gran contenido en audio y video. Todos los medios masivos como la radio y la televisión se dirigen hacia las técnicas que confluyen en la cultura y sofisticación digital. Esta no sólo permite abatir costos en comparación con el formato analógico, sino que eleva en extremo las posibilidades de creación, reproducción, almacenamiento, y distribución.

Por lo tanto, las instituciones de enseñanza no tienen que hacer más de lo que ya tradicionalmente hacen: impartir educación y conocimientos, pero ahora pueden hacer uso y apoyarse en tecnologías que son más baratas de lo que a primera vista se podría juzgar.
Se debe tener en cuenta algo fundamental: el empleo de todas estas tecnologías se debe realizar en ambientes comunes, evitando llegar a instalaciones de alto costo que hagan inutilizable su posterior empleo debido a los elevados costos de operación y mantenimiento.